Premios Graffiti: En busca de la renovación

Sección: Crónica

Por Isabel Muñoz y Pilar Roca

El pasado martes 31 de julio se celebró, en el auditorio Adela Reta del SODRE, la 16a de los Premios Graffiti, que celebran la música uruguaya y apuntan a reconocer los esfuerzos y éxitos de quienes se animan a desarrollar esa carrera en este país.

La entrega duró aproximadamente tres horas. Tabaré Cardozo y su banda abrieron el espectáculo con muchas ganas y dos canciones que muy poca gente tuvo el agrado de presenciar; no olvidemos que fue un martes, a las ocho de la noche, en un país de impuntuales.

Luego de esto, los primeros premios fueron entregados bajo una condición un poco tortuosa, tras una falla técnica en los mensajes audiovisuales que, con humor y curada de espanto, Florencia Infante logró sobrellevar, pidiendo no continuar hasta solucionar el problema. Resuelto esto, se retomaron la entrega de premios y la atención del público.

Las nominaciones oscilaron entre una cantidad acotada de artistas y una gran parte de los aerosoles fue a las repisas de los Buenos Muchachos, Alfonsina y Mandrake y los Druidas. Es fuertemente notoria la presencia casi nula de artistas independientes y aplaudimos a Gia Love, Desayuno Continental y Florencia Núñez por irse con estatuillas bajo el brazo. Doble felicitación para Florencia, no solo por ser la mejor compositora del año, sino por recordar a todos que es la primera mujer en la historia de la música nacional en recibir ese galardón. Ya era hora.

Los shows en vivo demostraron un amplio espectro de artistas bien seleccionados, aunque mal ordenados. Aún así, no todos brillaron. La segunda presentación fue de Fata Delgado y su banda, quien optó por un show retrógrado donde cinco bailarinas semidesnudas acapararon el escenario. Fue una opción innecesaria y casi grosera, que nos lleva a preguntarnos si el vocalista buscaba no ser el centro de atención o si simplemente no supo mirar más allá de la cosificación. Nos recordó, como niñas de los 90,  a videoclips de los 2000.

El show de Campo se consagró como uno de los mejores momentos de la noche y fue especialmente grato ver sobre el escenario a dos artistas jóvenes: Eli Almic y Diego Arquero, representantes de la fértil escena de hip hop local, fueron invitados estrella en la canción Cumbio.

Destacamos, además, el merecido homenaje a Daniel Viglietti, Washington Benavides, Renzo Teflón y otras figuras de la música nacional.

Celebramos el reconocimiento a la trayectoria de Estela Magnone, segunda mujer en recibirlo, aunque sin una presentación tan pomposa como en años anteriores. Fue positivo también que el voto popular a Artista del año prefiriera a Alfonsina, también ganadora de Mejor álbum pop y Solista femenina del año. Sin embargo, nos cuestionamos la necesidad de esta última categoría, así como la de Solista masculino del año.

Sorprende que, de todas las ternas en las que figuraba, No Te Va Gustar no ganará ningún premio. Sin dudas habla de una lenta apertura del público uruguayo (y el jurado, que es público al fin) hacia nuevos sonidos. Sin embargo, Gaucho Power de El Cuarteto de Nos fue elegido el tema del año por voto popular, reconocimiento que la banda no subió a recibir. Sorprende también el “gracias, como todos los años” que dejó escapar Fernando Cabrera mientras recibía el aerosol de Mejor álbum de música popular y canción urbana. Más allá de la gran trayectoria de Cabrera, ese agradecimiento solo significa una cosa: ¡renovación, por favor!

Fue un poco extraña la presencia de gerentes de diferentes empresas sobre el escenario. Más allá de que la ceremonia se lleva a cabo gracias a esos sponsors, hubiéramos preferido ver al jurado o a otros artistas entregar los aerosoles. Cabe destacar que uno de ellos fue en representación de República AFAP, algo que, teniendo en cuenta que los músicos uruguayos aún no cobran jubilación, parece un mal chiste.

Sobre el final de la noche, la ceremonia empezó a desvirtuarse un poco: varios artistas cuyas nominaciones habían pasado (ganaran o no) comenzaron a retirarse de la sala. Tras ganar el premio a Banda del año junto a los Druidas, Mandrake Wolf subió al escenario varios minutos tarde y cerveza en mano, en una actitud rockera ya un poco obsoleta. La despedida fue abrupta y el show de Copla Alta, aunque sonó bien, hubiera sido más acertado en otro momento de la noche.

Reconocemos el esfuerzo y el tiempo que lleva la organización de un evento de este calibre y que fue, en líneas generales, una noche disfrutable. Aún así, consideramos que a la industria de los Premios Graffiti le falta recorrer un gran trayecto para aprovechar todo el potencial que tiene: pulir categorías, reconocimientos, menciones y otros aspectos para convertirse en una entrega de música uruguaya completamente inclusiva. Falta un lugar para la música emergente, lugar para las mujeres que no esté necesariamente separado de los hombres y visibilidad a artistas LGBTIQ+. Falta dejar ir a los artistas que ya no necesitan un Graffiti más en su carrera y ampliar el espectro a todo lo que queda por venir.

0 Comments

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Lanzamiento UNDER.uy
  • Los lugares Comunes
  • Julia Wels
  • Julia Wels - Lanzamiento Under.uy
  • Paz - Lanzamiento Under.uy
  • Los lugares comunes - Lanzamiento Under.uy